¿QUÉ ES EL FOOTING CEREBRAL?

CerebroElectrónicHasta hace poco tiempo se pensaba que, una vez alcanzada la madurez, el cerebro ya no se modificaba hacia más, sino hacia menos. Se perdían neuronas y sinapsis o conexiones neuronales. Recientes investigaciones en neuroplasticidad han encontrado que, ejercitándolo, el cerebro adulto puede crecer y desarrollar nuevas neuronas y sinapsis.

Los cambios en nuestros hábitos mentales también producen cambios en la estructura cerebral; en eso, el cerebro no es diferente de un músculo del cuerpo: con el ejercicio adecuado gana en volumen y elasticidad. Un sencillo ejercicio, incluso practicado durante un corto periodo de tiempo, produce cambios efectivos y duraderos.

Se trata de adquirir un nuevo hábito que condicione positivamente nuestra actividad mental, las asociaciones y conexiones neuronales, para que el flujo de percepciones, sensaciones y pensamientos adquieran también un comportamiento que favorece el bienestar y su percepción.

Elija entre una de estas cinco opciones:

  • Defina al menos tres motivos o situaciones por las que deba estar agradecido.

  • Escriba un mensaje positivo a algunas de las personas de su entorno social y/o laboral.

  • Medite, en su lugar de trabajo, al menos dos minutos.

  • Haga ejercicio físico durante al menos 10 minutos.

  • Dedique un par de minutos a escribir un diario en el que apunte lo más relevante que le ha sucedido en las últimas 24 horas.

Practique el ejercicio que haya elegido durante tres semanas consecutivas. Al cabo de este periodo de tiempo pregúntese a usted mismo si ha experimentado cambios en su actitud habitual consigo mismo y/o en sus relaciones laborales y sociales.

El estrés es uno de los factores que más contribuyen a la felicidad/infelicidad de las personas en relación con su trabajo. Y el estrés también puede ser modificado para que se convierta en un factor de positividad. Trate de recordar las situaciones que más han influido en su vida. Sin duda ninguna, la mayoría de ellas han sido situaciones de gran estrés. Pero no siempre, de “estrés estresante”, sino situaciones donde la generación de adrenalina ha hecho crecer las emociones y generar respuestas adecuadas a la situación.

He aquí un ejercicio a practicar cuando en su trabajo sienta que está a punto de ser sobrepasado por los problemas y dificultades: Primero haga una lista de esos problemas y dificultades. Sea exhaustivo. Luego divida la lista en dos clasificaciones: la de los problemas que puede y la de los que no puede controlar. Un ejemplo del primer caso es la entrega a tiempo de una tarea concreta. Un ejemplo del segundo caso es la caída de los valores en bolsa. Llegados aquí, elija una de las dificultades que usted puede controlar y empiece a manejarla con un pequeño paso, una tarea sencilla y concreta que pueda hacer inmediatamente. Hágala y con ello habrá cambiado la disposición de su cerebro hasta una actitud positiva. A partir de ahí, y paso a paso, comprobará como el “estrés estresante” se transforma en un estrés energizante que le ayudará a resolver satisfactoriamente las dificultades que dependen de usted y a valorar en su justo término las dificultades que no están bajo su control.

Anuncios